Sesiones de coaching presencial

Podríamos definir un proceso de coaching como un entrenamiento personalizado y confidencial donde ayudamos a trazar un puente entre donde la persona está ahora y donde desea estar, ayudándole a conseguir sus objetivos, ya sea un individuo el que solicita el servicio o una empresa. En todo proceso de coaching, el objetivo es aumentar la conciencia del paciente sobre sí mismo, poniendo de relieve sus limitaciones para poder superarlas, actuando en sus áreas de mejora y potenciando sus capacidades para así asumir la responsabilidad de cambio y pasar a la acción.
Es importante destacar que el coaching no está considerado como terapia. A pesar del gran valor que tiene el coaching para acercar a las personas a una mejora personal y ayudar en el logro de objetivos, en ocasiones no es suficiente ya que pueden aparecer aspectos que no son competencia de un coach si no de un psicólogo. En este caso, algo que nos diferencia y nos potencia frente a otros coaches, es que nosotros, además de coach somos psicólogos, por lo que nuestro conocimiento de la persona, así como el poder ayudarle, se ve beneficiado de una amplia experiencia y conocimiento en el campo de la psicología.

Hay muchas acepciones unidas a la palabra “coaching”: coaching individual, coaching de empresa, coaching educativo, etc. La diferencia en este sentido es quién contrata el servicio, dónde se va a desarrollar el proceso y de qué manera. Sin embargo, nuestro equipo, tanto a nivel individual como de empresa, irá decidiendo conjuntamente con el cliente la mejor manera de llevar a cabo el proceso.